sábado, diciembre 29, 2007

Acaba - Vicente Aleixandre

De nuevo volvemos a traeros a este elegantísimo poeta español, una pluma ilustre y sencilla, afamada y humilde, versátil y colorida.

Vicente Aleixandre
fue un gran poeta con un verso fácil, maravillosamente rico de matices y vocabulario, y que fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1977, lo que dice mucho de su obra, ya que contaba con nada menos que 78 años al recibirlo y una extensa carrera literaria a sus espaldas.






Acaba

En volandas,
como si no existiera el avispero,
aquí me tienes con los ojos desnudos,
ignorando las piedras que lastiman,
ignorando la misma suavidad de la muerte.

¿Te
acuerdas? He vivido dos siglos, dos minutos,
sobre un pecho latiente,
he visto golondrinas de plomo triste anidadas en ojos
y una mejilla rota por una letra.
La soledad de lo inmenso mientras media la capacidad de una gota.

Hecho pura memoria,
hecho aliento de pájaro,
he volado sobre los amaneceres espinosos,
sobre lo que no puede tocarse con las manos.

Un gris, un polvo gris parado impediría siempre el beso sobre la tierra,
sobre la única desnudez que yo amo,
y de mi tos caída como una pieza
no se esperaría un latido, sino un adiós yacente.

Lo yacente no sabe.
Se pueden tener brazos abandonados.
Se pueden tener unos oídos pálidos
que no se apliquen a la corteza ya muda.
Se puede aplicar la boca a lo irremediable.
Se puede sollozar sobre el mundo ignorante.

Como una nube silenciosa yo me elevaré de mí mismo.
Escúchame. Soy la avispa imprevista.
Soy esa elevación a lo alto
que como un ojo herido
se va a clavar en el azul indefenso.
Soy esa previsión triste de no ignorar todas las venas,
de saber cuándo, cuándo la sangre pasa por el corazón
y cuándo la sonrisa se entreabre estriada.

Todos los aires azules...
No.
Todos los aguijones dulces que salen de las manos,
todo ese afán de cerrar párpados, de echar oscuridad o sueño,
de soplar un olvido sobre las frentes cargadas,
de convertirlo todo en un lienzo sin sonido,

me transforma en la pura brisa de la hora,
en ese rostro azul que no piensa,
en la sonrisa de la piedra,
en el agua que junta los brazos mudamente.
En ese instante último en que todo lo uniforme pronuncia la palabra:
ACABA.

Vicente Aleixandre


Poesías relacionadas:

viernes, diciembre 28, 2007

"Cima de la delicia" - Jorge Guillén

De nuevo os traemos a Jorge Guillén, del que solo hemos compartido hasta hoy un solo poema, pero que merece estar entre los más reconocidos no solo por su trayectoria sino por su poesía, llena de vivencias.





Cima de la delicia

¡Cima de la delicia!
Todo en el aire es pájaro.
Se cierne lo inmediato
Resuelto en lejanía.

¡Hueste de esbeltas fuerzas!
¡Qué alacridad de mozo
En el espacio airoso,
Henchido de presencia!

El mundo tiene cándida
Profundidad de espejo.
Las más claras distancias
Sueñan lo verdadero.

¡Dulzura de los años
Irreparables! ¡Bodas
Tardías con la historia
Que
desamé a diario!

Más, todavía más.
Hacia el sol, en volandas
La plenitud se escapa.
¡Ya sólo sé cantar!

Jorge Guillén


Poesías relacionadas:

jueves, diciembre 27, 2007

Contra Jaime Gil de Biedma - Jaime Gil de Biedma

Una vez más traemos a este poeta barcelonés, Gil de Biedma, a nuestras páginas, y no es fruto del azar ni de la casualidad sino de necesidad, la necesidad de que sus palabras alumbren como faroles viejos la noche de los silencios en que leemos este blog.

Sus versos, tramontados y naturales, nos dejan la resaca del reflejo que el cristal de la ventana nos devuelve cuando miramos la lluvia caer en la madrugada y nos dejan el poso de un sentimiento que nos abunda y desborda desde lo profundo, y necesitamos que alguien nos lo diga para no tener que asumirlo nosotros desde dentro.





Contra Jaime Gil de Biedma

De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atrás un sótano más negro
que mi reputación —y ya es decir—,
poner visillos blancos
y tomar criada,
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego tú, pelmazo,
embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,
zángano de colmena, inútil, cacaseno,
con tus manos lavadas,
a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares
últimos de la noche, los chulos, las floristas,
las calles muertas de la madrugada
y los ascensores de luz amarilla
cuando llegas, borracho,
y te paras a verte en el espejo
la cara destruida,
con ojos todavía violentos
que no quieres cerrar. Y si te increpo,
te ríes, me recuerdas el pasado
y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia.
Que tu estilo casual y que tu desenfado
resultan truculentos
cuando se tienen más de treinta años,
y que tu encantadora
sonrisa de muchacho soñoliento
—seguro de gustar— es un resto penoso,
un intento patético.
Mientras que tú me miras con tus ojos
de verdadero huérfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.

Si no fueses tan puta!
Y si yo supiese, hace ya tiempo,
que tú eres fuerte cuando yo soy débil
y que eres débil cuando me enfurezco...
De tus regresos guardo una impresión confusa
de pánico, de pena y descontento,
y la desesperanza
y la impaciencia y el resentimiento
de volver a sufrir, otra vez más,
la humillación imperdonable
de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados, vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos.
Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,
y la más innoble
que es amarse a sí mismo!

Jaime Gil de Biedma



Poesías relacionadas:

sábado, diciembre 22, 2007

Árbol de mi alma - José Martí

De nuevo volvemos a traer al poeta cubano José Martí que con tanta claridad expresa sus versos.

Una cadencia de palabras que bailan al son de su rima como un vals de sonidos y letras pero que que penetra dentro de uno impregnado el ser.




Árbol de mi alma

Como un ave que cruza el aire claro
Siento hacia mí venir tu pensamiento
Y acá en mi corazón hacer su nido.
Ábrese el alma en flor: tiemblan sus ramas
Como los labios frescos de un mancebo
En su primer abrazo a una hermosura:
Cuchichean las hojas: tal parecen
Lenguaraces obreras y envidiosas,
A la doncella de la casa rica
En preparar el tálamo ocupadas:
Ancho es mi corazón, y es todo tuyo:
Todo lo triste cabe en él, y todo
Cuanto en el mundo llora, y sufre, y muere!
De hojas secas, y polvo, y derruidas
Ramas lo limpio: bruño con cuidado
Cada hoja, y los tallos: de las flores
Los gusanos del pétalo comido
Separo: oreo el césped en contorno
Y a recibirte, oh pájaro sin mancha
Apresto el corazón enajenado!

José Martí


Poesías relacionadas:

viernes, diciembre 21, 2007

Canción de otoño en primavera - Rubén Darío

Hoy es un día especial, porque traemos un clásico entre los clásicos, un poema de los que hemos escuchado miles de veces, al menos los dos versos que se repiten, y hasta los menos seducidos por la poesía lo han repetido en alguna ocasión aun sin saber quien es el maestro que lo escribió.

Pues para todos os traigo este preciosos poema, lleno de expresividad y sentimiento, de vivencias y alegría. Nada menos que de Rubén Darío, al que ya hemos traído en varias ocasiones y que os aseguro que volverá muchas más.




Canción de Otoño en Primavera

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Plural ha sido la celeste
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este
mundo de duelo y de aflicción.

Miraba como el alba pura;
sonreía como una flor.
Era su cabellera obscura
hecha de noche y de dolor.

Yo era tímido como un niño.
Ella, naturalmente, fue,
para mi amor hecho de armiño,
Herodías y Salomé...

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Y más consoladora y más
halagadora y expresiva,
la otra fue más sensitiva
cual no pensé encontrar jamás.

Pues a su continua ternura
una pasión violenta unía.
En un peplo de gasa pura
una bacante se envolvía...

En sus brazos tomó mi ensueño
y lo arrulló como a un bebé...
Y te mató, triste y pequeño,
falto de luz, falto de fe...

Juventud, divino tesoro,
¡te fuiste para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Otra juzgó que era mi boca
el estuche de su pasión;
y que me roería, loca,
con sus dientes el corazón.

Poniendo en un amor de exceso
la mira de su voluntad,
mientras eran abrazo y beso
síntesis de la eternidad;

y de nuestra carne ligera
imaginar siempre un Edén,
sin pensar que la Primavera
y la carne acaban también...

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer.

¡Y las demás! En tantos climas,
en tantas tierras siempre son,
si no pretextos de mis rimas
fantasmas de mi corazón.

En vano busqué a la princesa
que estaba triste de esperar.
La vida es dura. Amarga y pesa.
¡Ya no hay princesa que cantar!

Mas a pesar del tiempo terco,
mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco
a los rosales del jardín...

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...
¡Mas es mía el Alba de oro!

Rubén Darío



Poesías relacionadas:

martes, diciembre 18, 2007

Presentamos dos nuevos blogs: TemasPersonales.com y NuevosAdolescentes.com

Y hoy os traemos dos nuevos blogs complementarios a los que os presentábamos ayer, y que por supuesto tienen temas diferentes y muy interesantes.



Temas
Personales.com

Como digo, este blog tiene un formato diferente al de los demás blogs, ya que mientras en el resto lo habitual es publicar todo tipo de noticias relacionadas con el tema que lleva el blog, en Temas Personales lo que se trata es una conversación entre hombres y mujeres.

Los dos personajes principales son dos personas, un hombre y una mujer que hablan y discuten cada día sobre cualquier tipo de temas que tengan que ver con las relaciones que se generan entre los dos sexos, y eso puede ser desde sexo hasta música, desde ligoteos hasta discusiones, desde proyectos hasta cocina, es decir de todo.



NuevosAdolescentes.com

Y el segundo está enfocado en esa nueva generación de adolescentes que están empezando a descubrir la vida, que tienen intereses diferentes, y que su forma de ver el mundo ya no es la de las anteriores generaciones.

Y en este blog hablaremos de lo que les interesa, de loq ue les gusta y de lo que buscan en la sociedad.

Poemas de Amor: "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" poema 4 - Pablo Neruda

Cuarta entrega de los "Veinte poemas de amor y una canción desesperada", y de nuevo nos ronronea con palabras tiernas y sensibles, con versos vestidos de una luz de amor y cariño, repletos de energía vital.

Pablo Neruda fue un poeta irrepetible, y un hombre lleno de una belleza interior sin igual, pues escribiendo así podemos imaginar como era la personas que había detrás de esa pluma.





"Veinte poemas de amor

y una canción desesperada"

Poema 4

Es la mañana llena de tempestad

en el corazón del verano.


Como pañuelos blancos de adiós viajan las nubes,

el viento las sacude con sus viajeras manos.


Innumerable corazón del viento

latiendo sobre nuestro silencio enamorado.


Zumbando entre los árboles, orquestal y divino,

como una lengua llena de guerras y de cantos.


Viento que lleva en rápido robo la hojarasca

y desvía las flechas latientes de los pájaros.


Viento que la derriba en ola sin espuma

y sustancia sin peso, y fuegos inclinado.


Se rompe y se sumerge su volumen de besos

combatido en la puerta del viento del verano.


Pablo Neruda



Poesías relacionadas:

lunes, diciembre 17, 2007

"El mar triste" - Antonio Machado

Una vez más hacemos pasillo para traeros a Antonio Machado, un poeta grande entre los grandes, y cuya poesía ha inspirado a muchos otros colegas del siglo XX y que ha generado en millones de personas ese sentimiento de amor a la poesía como solo los mejores pueden hacerlo.

No es la primera ni la última vez que Antonio Machado campará por estos lares ya que es un poeta que ilustra con sus versos dando una luz y color muy personal pero lleno de riqueza y sentimiento.




El mar triste

Palpita un mar de acero de olas grises
dentro los toscos murallones roídos
del puerto viejo. Sopla el viento norte
y riza el mar. El triste mar arrulla
una ilusión amarga con sus olas grises.

El viento norte riza el mar, y el mar azota
el murallón del puerto.
Cierra la tarde el horizonte
anubarrado. Sobre el mar de acero
hay un cielo de plomo.

El rojo bergantín es un fantasma
sangriento, sobre el mar, que el mar sacude...
Lúgubre zumba el viento norte y silba triste
en la agria lira de las jarcias recias.

El rojo bergantín es un fantasma
que el viento agita y mece el mar rizado,
el tosco mar rizado de olas grises.

Antonio Machado


Poesías relacionadas:

Nuevos Blogs en The Blog’s Team: Temas Personales y Corazones Famosos

Siguiendo con el plan de expansión de The Blog's Team, hoy presentamos dos nuevos blogs y en los próximos días iremos presentando más correspondientes a los nuevos lanzamientos.

Son blogs que llevan mucho tiempo preparándose, y la prueba es que algunos tienen publicados ya más de 100 post, con lo que queda claro el trabajo previo al lanzamiento que se ha estado haciendo en los últimos meses.




Temas
Personales.com

Este blog es una conversación pura entre hombres y mujeres.

Inicialmente se conversa diariamente entre dos personas, un homre y una mujer, sobre temas muy diferentes relacionados con todo lo que nso preocupa o vivimos a diario, incluyendo temas que van desde el sexo al trabajo diario, desde la conviviencia al ligoteo, desde la las relaciones hombre y mujer hasta ...




CorazonesFamosos.com

En este blog se aborda un controvertido pero interesante temática que tanto interés despierta, el mundo del famoseo relacionado con personajes de la televisión, el cine, la música, o el deporte pero en una perspectiva sentimental, es decir de corazón: nuevos noviazgos, bodas, amores, infidelidades, desamores y todo lo relativo a temas sentimentales.




CorazonesMagicos.com

Desde aquí abordaremos el mundo del corazón y los famosos pero con una componente esotérica exclusiva, ya que estará enfocada a la Astronumerología, es decir astrología y numerología combinadas. Digo que esto es en exclusiva ya que está escrita por la astróloga y numeróloga Casandra que nos ha cedido en exclusiva esta información para nuestro blog.




NuevosAdolescentes.com

Hay una nueva generación de adolescentes que empiezan a despertar a la vida y tiene sus propios intereses, su personal forma de vivir y que quieren un espacio donde poder encontrarlo y donde poder comentar en libertad y este blog pretende ofrecerles ese sitio que necesitan en la blogosfera.

sábado, diciembre 15, 2007

En el fondo de la noche… - Gabriel Celaya

Vuelvo a traer a mi querido Gabriel Celaya al que nunca podré devolver todo lo que me dio con su poesía.

En esta ocasión os traigo un poema con una fuerza tremenda, lleno de energía, de coraje, de vivencias de conflictos, un poema tremendamente vivo como todo lo que rodeó a Gabriel durante su existencia, espero que os guste.




En el fondo de la noche…

En el fondo de la noche tiemblan las aguas de plata.
La luna es un grito muerto en los ojos delirantes.
Con su nimbo de silencio
pasan los sonámbulos de cabeza de cristal,
pasan como quien suspira,
pasan entre los hielos transparentes y verdes.

Es el momento de las rosas encarnadas y los puñales de acero
sobre los cuerpos blanquísimos del frío.

En el fondo de la noche tiembla el árbol del silencio;
los hombres gritan tan alto que solo se oye la luna.

Es el momento en que los niños se desmayan sobre los pianos,
el momento de las estatuas en el fondo transparente de las aguas,
el momento en que por fin todo parece posible.
En el fondo de la noche tiembla el árbol del silencio.

Decidme lo que habéis visto los que estabais con la cabeza vuelta.
La quietud de esta hora es un silencio que escucha,
el silencio es el sigilo de la muerte que se acerca.
Decidme lo que habéis visto.
En el fondo de la noche
hay un escalofrío de cuerpos ateridos
.

Gabriel Celaya


Poesías relacionadas:

sábado, diciembre 08, 2007

Ajedrez - Jorge Luis Borges

De nuevo nos visita un ilustre, uno de los grandes, Jorge Luis Borges, que en esta ocasión nos habla del juego del ajedrez con una reflexión final que todos en algún momento nos hemos hecho.

Un singular poema que nos lleva a lo que vivimos como seres humanos.



Ajedrez

I

En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

II

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios
detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?

Jorge Luis Borges


Poesías relacionadas:

viernes, diciembre 07, 2007

LAS SEIS CUERDAS - Federico García Lorca

Una vez más mi querido Federico, el majestuoso corcel del lenguaje que con la elegancia de su pluma nos redecora el alma cada vez que lo leemos.

En esta ocasión, unos versos dedicados de nuevo a la guitarra, que como bien sabéis en el aniversario de su fusilamiento os presentamos uno precioso también dedicado al mismo instrumento.



Las seis cuerdas

La guitarra
hace llorar a los sueños.
El sollozo de las almas
perdidas
se escapa por su boca
redonda.
Y como la tarántula,
teje una gran estrella
para cazar suspiros,
que flotan en su negro
aljibe de madera.

Federico García Lorca


Poesías relacionadas:

jueves, diciembre 06, 2007

CURRICULUM - Mario Benedetti

Una vez más volvemos a traer a Mario Benedetti que tanto nos gusta. En esta ocasión es un poema sencillo pero con toda la dureza de la realidad.




Curriculum

El cuento es muy sencillo.
usted nace
contempla atribulado
el rojo azul del cielo
el pájaro que emigra
el torpe escarabajo
que su zapato aplastará
valiente

usted sufre
reclama por comida
y por costumbre
por obligación
llora limpio de culpas
extenuado
hasta que el sueño lo descalifica

usted ama
se transfigura y ama
por una eternidad tan provisoria
que hasta el orgullo se le vuelve tierno
y el corazón profético
se convierte en escombros

usted aprende
y usa lo aprendido
para volverse lentamente sabio
para saber que al fin el mundo es esto
en su mejor momento una nostalgia
en su peor momento un desamparo
y siempre siempre
un lío

entonces
usted muere
.

Mario Benedetti


Poesías relacionadas:

miércoles, diciembre 05, 2007

"Azucenas en camisa" - Gerardo Diego

Hoy traemos de nuevo a Gerado Diego en un poema lleno de flores que pueden olerse, que trascienden el verso y se cuelan por nuestras pituitarias como si estuviéramos allí.

Y todo eso inmerso en unos versos frescos y sencillo pero entrañables. Precioso poema.




Azucenas en camisa

A Fernando Villalón

Venid a oír de rosas y azucenas
la alborotada esbelta risa.
Venid a ver las rosas sin cadenas
las azucenas en camisa.

Venid las amazonas del instinto
los caballeros sin espuelas,
aquí al jardín injerto en laberinto
de girasoles y de bielas.

Una música en níquel sustentada
cabellos curvos peina urgente,
y hay sólo una mejilla acelerada
y una oropéndola que miente.

Agria sazón la del febril minuto
todo picado de favores,
cuando al jazmín le recomienda el luto
un ruiseñor de ruiseñores.

Cuando el que vuelve de silbar a solas
el vals de «Ya no más Me muero»,
comienza a perseguir por las corolas
la certidumbre del sombrero.

No amigos míos. Vuelva la armonía
y el bienestar de los claveles.
Mi corazón amigos fue algún día
tierno galope de corceles.

Quiero vivir. La vida es nuevo estilo
grifo de amor grifo de llanto.
Girafa del vivir. Tu cuello en vilo
yo te estimulo y te levanto.

Pasad jinetes leves de la aurora
hacia un oeste de violetas.
Lejos de mí la trompa engañadora
y al ralantí vuestras corvetas.

Toman las nubes a extremar sus bordes
más cada día decisivos.
Y a su contacto puéblense de acordes
los dulces nervios electivos.

Rozan mis manos dádivas agudas
lunas calientes y dichosas.
Sabed que desde hoy andan desnudas
las azucenas y las rosas

Gerardo Diego


Poesías relacionadas:
"Ante las torres de Compostela" - Gerardo Diego
"A Federico García Lorca" - Rafael Alberti
"Renueva..." - Olvido García


martes, diciembre 04, 2007

Poemas de Amor: "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" poema 3 - Pablo Neruda

Hoy traemos el tercero de los "Veinte poemas de amor y una canción desesperada", otro encadenado de versos llenos de la belleza y sensibilidad a que nos tiene acostumbrados.





"Veinte poemas de amor

y una canción desesperada"

Poema 3

Ah vastedad de pinos, rumor de olas quebrándose,

lento juego de luces, campana solitaria,

crepúsculo cayendo en tus ojos, muñeca,

caracola terrestre, en ti la tierra canta!


En ti los ríos cantan y mi alma en ellos huye

como tú lo desees y hacia donde tú quieras.

Márcame mi camino en tu arco de esperanza

y soltaré en delirio mi bandada de flechas.


En torno a mí estoy viendo tu cintura de niebla

y tu silencio acosa mis horas perseguidas,

y eres tú con tus brazos de piedra transparente

donde mis besos anclan y mi húmeda ansia anida.


Ah tu voz misteriosa que el amor tiñe y dobla

en el atardecer resonante y muriendo!

Así en horas profundas sobre los campos he visto

doblarse las espigas en la boca del viento.

Pablo Neruda


Poesías relacionadas:




lunes, diciembre 03, 2007

Rima LXIX - Gustavo Adolfo Bécquer

Hoy volvemos con uno de los clásico, y nada menos que el ejemplo más relevante del romanticismo hecho poesía. Becquer, ese inspirador de amores y desamores, de pasiones y desencuentros, de deseos y anhelos no correspondidos.

Pero hoy os traigo un poema muy sencillo pero lleno de una fuerza como pocos, pues aborda un tema importante, y es el del sentimiento que todo ser humano alberga en su corazón, la velocidad con que la vida se va y desaparece.



Rima LXIX

Al brillar un relámpago nacemos,
y aún dura su fulgor cuando morimos;
¡tan corto es el vivir!

La Gloria y el Amor tras que corremos
sombras de un sueño son que perseguimos;
¡despertar es morir!

Gustavo Adolfo Bécquer


Poesías relacionadas:

sábado, diciembre 01, 2007

"A Federico García Lorca" - Rafael Alberti

Que forma tan embriagadora tiene Rafael Alberti de envolverte con sus versos. Desarrolla poemas que son caricias con el lenguaje.

Sinceramente me siento arropado en sentimientos al leer sus poemas.




A Federico García Lorca

Sal tú, bebiendo campos y ciudades,
en largo ciervo de agua convertido,
hacia el mar de las albas claridades,
del martín-pescador mecido nido;

que yo saldré a esperarte, amortecido,
hecho junco, a las altas soledades,
herido por el aire y requerido
por tu voz, sola entre las tempestades.

Deja que escriba, débil junco frío,
mi nombre en esas aguas corredoras,
que el viento llama, solitario, río.

Disuelto ya en tu nieve el nombre mío,
vuélvete a tus montañas trepadoras,
ciervo de espuma, rey del monterío.

Rafael Alberti


Poesías relacionadas:

"La paloma" - Rafael Alberti
"El Mar, La Mar" - Rafael Alberti
"Renueva..." - Olvido García

viernes, noviembre 23, 2007

"Alborada" - María Sanz

Hoy traemos un nuevo poema de María Sánz que refleja las pasiones humanas del amor.

Muy tierno y con un lenguaje que caracteriza a esta poetisa, claro y contundente pero lleno de ternura ambiental.



Alborada

Tristes mis ojos, triste la alborada,
triste porque mi cuerpo se despoja
del tuyo, despertar donde se aloja
toda la soledad inexplicada.

Muerte del corazón, luz agotada,
tu aliento entre mi pecho, y esa hoja
marchita en su dolor, porque se moja
con lágrimas de un todo en esta nada.

Horas lentas, hirientes del abrazo
llevando su transcurso hasta mi pena.
Tú junto a mí otra vez, mientras respiro

sin alma casi, sin romper el lazo
que nos anuda vena contra vena,
y calmo este morir con un suspiro.

María Sanz


Poesías relacionadas:

miércoles, noviembre 21, 2007

Después de veinte años - Antonio Gamoneda

Volvemos hoy con Antonio Gamoneda y este poema lleno de vivencias, duras vivencias de la terrible época en la que le tocó vivir.




Después de veinte años

Cuando yo tenía catorce años
me hacían trabajar hasta muy tarde.

Cuando llegaba a casa,
me cogía la cabeza mi madre entre sus manos.

Yo era un muchacho que amaba el sol y la tierra
y los gritos de mis camaradas en el soto
y las hogueras en la noche
y todas las cosas que dan salud y amistad
y hacen crecer el corazón.

A las cinco del día, en el invierno,
mi madre iba hasta el borde de mi cama
y me llamaba por mi nombre
y acariciaba mi rostro hasta despertarme.

Yo salía a la calle y aún no amanecía
y mis ojos parecían endurecerse con el frío.

Esto no es justo, aunque era hermoso
ir por las calles y escuchar mis pasos
y sentir la noche de los que dormían
y comprenderlos como a un solo ser,
como si descansaran de la misma existencia,
todos en el mismo sueño.

Entraba en el trabajo.
La oficina olía mal y daba pena.
Luego, llegaban las mujeres.
Se ponían a fregar en silencio.

Veinte años.
He sido escarnecido y olvidado.
Ya no comprendo la noche
ni el canto de los muchachos sobre las praderas.
Y, sin embargo, sé
que algo más grande y más real que yo
hay en mí, va en mis huesos:

Tierra incansable,
firma la paz que sabes.
Danos nuestra existencia a nosotros mismos.


Antonio Gamoneda



Poesías relacionadas:


lunes, noviembre 19, 2007

Canción última - Miguel Hernández

Volvemos a traer a mi querido poeta de las pasiones, Miguel Hernández, y esta vez con un poema lleno de energía y énfasis.




Canción última

Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa,
con su ruinosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.

Miguel Hernández


Poesías relacionadas:

domingo, noviembre 18, 2007

"Frente al mar"- Octavio Paz

De nuevo volvemos a traeros unos versos de Ocatvio Paz, este gran poeta mexicano que con su gran riqueza verbal describe lo que siente de una forma muy interesante y sensitiva.



Frente al mar

1

¿La ola no tiene forma?
En un instante se esculpe
y en otro se desmorona
en la que emerge, redonda.
Su movimiento es su forma.

2

Las olas se retiran
¿ancas, espaldas, nucas?
pero vuelven las olas
¿pechos, bocas, espumas?

3

Muere de sed el mar.
Se retuerce, sin nadie,
en su lecho de rocas.
Muere de sed de aire.

Octavio Paz



Poesías relacionadas:

sábado, noviembre 17, 2007

"Respuesta" - Jose Hierro

Hacía tiempo que no traíamos un poema de mi querido José Hierro, y eso no puede pasar en Ciudad Poesía.

No puedo expresarme son palabras al describir esta belleza de sentimientos, el vocabulario se me queda muy corto y solo puedo mirar, leer y sentir, pues es tan profundo, tan lleno de energía y ternura, tan completo en su síntesis de lo que es la amistad que solo puedo sentir y callar.

Leed y disfrutad de estos versos.





Respuesta

Quisiera que tú me entendieras a mí sin palabras.
Sin palabras hablarte, lo mismo que se habla mi gente.
Que tú me entendieras a mí sin palabras
como entiendo yo al mar o a la brisa enredada en un álamo verde.

Me preguntas, amigo, y no sé qué respuesta he de darte,
hace ya mucho tiempo aprendí hondas razones que tú no comprendes.
Revelarlas quisiera, poniendo en mis ojos el sol invisible,
la pasión con que dora la tierra sus frutos calientes.

Me preguntas, amigo, y no sé qué respuesta he de darte.
Siento arder una loca alegría en la luz que me envuelve.
Yo quisiera que tú la sintieras también inundándote el alma,
yo quisiera que a ti, en lo más hondo, también te quemase y te hiriese.
Criatura también de alegría quisiera que fueras,
criatura que llega por fin a vencer la tristeza y la muerte.

Si ahora yo te dijera que había que andar por ciudades perdidas
y llorar en sus calles oscuras sintiéndote débil,
y cantar bajo un árbol de estío tus sueños oscuros,
y sentirte hecho de aire y de nube y de hierba muy verde...

Si ahora yo te dijera
que es tu vida esa roca en que rompe la ola,
la flor misma que vibra y se llena de azul bajo el claro nordeste,
aquel hombre que va por el campo nocturno llevando una antorcha,
aquel niño que azota la mar con su mano inocente...

Si yo te dijera estas cosas, amigo,
¿qué fuego pondría en mi boca, qué hierro candente,
qué olores, colores, sabores, contactos, sonidos?
Y ¿cómo saber si me entiendes?
¿Cómo entrar en tu alma rompiendo sus hielos?
¿Cómo hacerte sentir para siempre vencida la muerte?
¿Cómo ahondar en tu invierno, llevar a tu noche la luna,
poner en tu oscura tristeza la lumbre celeste?

Sin palabras, amigo; tenía que ser sin palabras como tú me entendieses.

José Hierro


Poesías relacionadas:

viernes, noviembre 16, 2007

Poemas de Amor: "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" poema 2 - Pablo Neruda

Y siguiendo con la secuencia que abrimos hace unos días, hoy traemos el segundo de los Poemas de Amor de "Veinte poemas de amor y una canción desesperada".





"Veinte poemas de amor

y una canción desesperada"

Poema 2

En su llama mortal la luz te envuelve.

Absorta, pálida doliente, así situada

contra las viejas hélices del crepúsculo

que en torno a ti da vueltas.

Muda, mi amiga,

sola en lo solitario de esta hora de muertes

y llena de las vidas del fuego,

pura heredera del día destruido.

Del sol cae un racimo en tu vestido oscuro.

De la noche las grandes raíces

crecen de súbito desde tu alma,

y a lo exterior regresan las cosas en ti ocultas.

de modo que un pueblo pálido y azul

de ti recién nacido se alimenta.

Oh grandiosa y fecunda y magnética esclava

círculo que en negro y dorado sucede:

erguida, trata y logra una creación tan viva

que sucumben sus flores, y llena es de tristeza.

PabloNeruda


Poesías relacionadas:

jueves, noviembre 15, 2007

"Caso" - Rubén Darío

Volvemos a traeros un poema de nuestro querido Rubén Darío que en esta ocasión nos relata una historia de amor pero con un tono jocoso y al mismo tiempo muy sensible.





Caso

A un cruzado caballero,
garrido y noble garzón,
en el palenque guerrero
le clavaron un acero
tan cerca del corazón,

que el físico al contemplarle,
tras verle y examinarle,
dijo: «Quedará sin vida
si se pretende sacarle
el venablo de la herida».

Por el dolor congojado,
triste, débil, desangrado,
después que tanto sufrió,
con el acero clavado
el caballero murió.

Pues el físico decía
que, en dicho caso, quien
una herida tal tenía,
con el venablo moría,
sin el venablo también.

¿No comprendes, Asunción,
la historia que te he contado,
la del garrido garzón
con el acero clavado
muy cerca del corazón?

Pues el caso es verdadero;
yo soy el herido, ingrata,
y tu amor es el acero:
¡si me lo quitas, me muero;
si me lo dejas, me mata!

Rubén Darío


Poesías relacionadas:

miércoles, noviembre 14, 2007

Del año malo - Jaime Gil de Biedma

De nuevo os traemos un poema de Jaime Gil de Biedma que refleja una vez más, con la sensibilidad de que nos tiene acostumbrados, una escena cotidiana pero llena de vivencias y emociones.

Me encanta leer este tipo de versos donde podemos identificar situaciones diarias, pero que son expresadas con una riqueza de luz y claridad que nos hacen encontrar esos recuerdos en donde nos hemos visto envueltos en ellas y nos hace revivirlas como si hubiera sido ayer.



Del año malo

Diciembre es esta imagen
de la lluvia cayendo con rumor de tren,
con un olor difuso a carbonilla y campo.
Diciembre es un jardín, es una plaza
hundida en la ciudad,
al final de una noche,
y la visión en fuga de unos soportales.

Y los ojos inmensos
—tizones agrandados—
en la cara morena de una cría
temblando igual que un gorrión mojado.
En la mano sostiene unos zapatos rojos,
elegantes, flamantes como un pájaro exótico.

El cielo es negro y gris
y rosa en sus extremos,
la luz de las farolas un resto amarillento.
Bajo un golpe de lluvia, llorando, yo atravieso,
innoble como un trapo, mojado hasta los cuernos

Jaime Gil de Biedma


Poesías relacionadas:

martes, noviembre 13, 2007

Atardecer - Gabriela Mistral

Que forma tan bonita de expresar los sentimientos. Que elegancia de versos. Que simples pero que entrañables.

Sin duda un bello poema de Gabriela Mistral, de quien ya hemos traído escritos suyos en otras ocasiones y que una vez más demuestra su sensibilidad por la vida.



Atardecer

Siento mi corazón en la dulzura
fundirse como ceras:
son un óleo tardo
y no un vino mis venas,
y siento que mi vida se va huyendo
callada y dulce como la gacela.

Gabriela Mistral


Poesías relacionadas:

domingo, noviembre 11, 2007

"Adolescencia" - Vicente Aleixandre

Ya vais conociendo las dinámicas de Ciudad Poesía, y que una de ellas es seguir incorporando nuevos poetas de continuo, ya que la historia de la poesía es tan amplia que si no lo hacemos no podríamos decir que reflejamos la riqueza de este bellos género que no entiende de idiomas, de sexos, de nacionalidades, de culturas ni edades.

Y hoy os traemos un poema de Vicente Aleixandre, y que evidentemente no necesita presentación pues su nombre es de todos conocido. Creo que la ternura de estos versos son suficientes para no tener que añadir florituras.



Adolescencia

Vinieras y te fueras dulcemente,
de otro camino
a otro camino. Verte,
y ya otra vez no verte.
Pasar por un puente a otro puente.
—El pie breve,
la luz vencida alegre—.

Muchacho que sería yo mirando
aguas abajo la corriente,
y en el espejo tu pasaje
fluir, desvanecerse.

Vicente Aleixandre


Poesías relacionadas:

viernes, noviembre 09, 2007

Muchacho fugaz - María Sanz

Volvemos a traer a María Sanz porque sus poemas tienen una sensibilidad especial que me encanta, y lo hace con un vestido de simpleza verbal y al mismo tiempo de riqueza de sentimientos con los que es difícil no conmoverse al navegar por sus versos.


Muchacho fugaz


Recuerdo que era invierno,
que los almeces iban cobijando
mi vuelta a casa, y que me seguía
un muchacho. Jamás supe quién era.

Así durante un rato. Los Jardines
entonaban la noche con el último
gorjeo de algún pájaro. Sentía
que unos ojos quemaban mi silueta
como el frío, que iban dibujándome
paso a paso. Volví la vista. Sólo
la oscuridad de los almeces, nadie
tras de mí... Pudo ser el mismo invierno,
su nombre masculino,
lo que me traspasara.

Un muchacho fugaz sigue alejándose,
cada vez que lo encuentro,
de mi noche.

María Sanz